Salud Interés gral.

Planifica tus propios objetivos

En todo deporte, cada participante busca mejorar su rendimiento, queriendo superar sus propias marcas personales, realizar carreras de mayor distancia, ganarle a determinado competidor, participar en alguna competencia que nos implique un nuevo desafío, pero para lograr esto, es necesario elaborar y contar con una planificación específica, donde establecemos los objetivos de manera clara y concisa, los cuales, nos permitirán ver el camino a recorrer para esta búsqueda de superación en nuestros retos, generando un sentimiento de adherencia/compromiso a los entrenamientos y competencias.

Para armar nuestra planificación, necesitamos dedicarle tiempo, sentarnos, pensar y analizar, desde donde ubicaremos el punto de partida. Tendremos como referencia, nuestras últimas marcas personales, competencias anteriores, factores mentales a trabajar, preparación física específica. Esto conllevara a buscar un camino a transitar por medio de nuestros entrenamientos, para llegar a nuestros objetivos al final del año deportivo.

Vale aclarar que la planificación de objetivos no es considerada como una técnica de psicología deportiva, pero si el punto de inicio de toda planificación deportiva. Y si los objetivos siguen determinadas pautas, a partir de su cumplimiento, tendremos beneficios para el deportista, como resultado tomara un mayor compromiso con los entrenamientos y a medida que estos se van cumpliendo de forma satisfactoria, generan un aumento en su autoconfianza y motivación de logro, estas dos, como claros ejemplos de variables psicológicas implicadas en el proceso deportivo.

Cuando hablo de este tema me gusta diferenciar, los sueños que tienen los deportistas de los objetivos, en sus respectivas disciplinas. Hablamos de sueños deportivos, como algo que pensamos, añoramos y deseamos algún día realizar. Pero estos sueños son pensamientos y solo quedan en esta instancia. No se lleva a cabo una planificación o plan de acción que nos acerque a lo que queremos lograr, no sabemos en qué momento los cumpliríamos y no son pensamientos constantes.

En cambio, nosotros, lo que trabajamos con los deportistas específicamente, es en la construcción de objetivos. En primera instancia podrán nacer como un sueño, pero a diferencia de este, hacemos cosas para que sucedan, como entrenar, cuidar nuestra alimentación, buscar rendir más en cada carrera. No solo queda en el pensamiento, sino que buscamos acciones y medios que nos acerquen a ellos a través de una planificación.

Pero lo que tenemos que entender, es que no basta solamente con proponernos objetivos sueltos, sino que tenemos que saber cómo está constituido un buen objetivo y a partir de esto, armarlos, siguiendo un determinado orden temporal.

Para construir un buen objetivo utilizaremos 3 pautas básicas:

-El objetivo tendrá que ser REALISTA: estará pensado de acuerdo con las capacidades del corredor, teniendo en cuenta la distancia que compita y el nivel deportivo. Que sea un objetivo que genere un desafío, que pueda llegar a cumplirse.

- El objetivo tendrá que ser ESPECIFICO: plantearlo de una forma detallada y descriptiva. Poniendo las sensaciones que queremos tener, cómo queremos que sea nuestra carrera además del resultado específico, cómo me quiero sentir una vez que termino la carrera, o en determinado km, etc.

- El objetivo tendrá que ser TEMPORAL: Delimitar el tiempo que nos llevara lograr cada uno de los objetivos. Acostumbrase a poner fechas del inicio del proceso de trabajo y fecha límite para conseguir determinado logro o estar encaminado a conseguirlo.

Para entender mejor estas 3 características, daremos algunos ejemplos:

Realistas:

- Completar mi primer ultra trail de 100k.

-Estar entre los primeros 30 en la Ultra Maratón de Formosa en la distancia de 50k.

- Completar la Bob Graham Round (Inglaterra) en menos de 23 hs 30 mín.

Cada objetivo pensado para 3 tipos de deportistas, con diferente experiencia, nivel competitivo y aspiraciones en la competencia.

Ahora buscaremos agregarles la parte específica a dos de estos:

-Completar mi primer Ultra Trail de 100k. Terminar la carrera con sensaciones positivas. En la carrera quiero sentirme relajado, disfrutar el recorrido sin mirar el tiempo, tener la mayor parte de la carrera la sensación de sentirme seguro que voy a llegar.

-Estar entre los primeros 30 en la ultra de Formosa. Poder centrarme en mi ritmo, tener como referencia a determinados rivales, utilizar la técnica de aprendida para cambiar pensamientos negativos cuando los tenga, desarrollar mi estrategia de carrera, completar el km 50 teniendo sensaciones positivas.

Luego pasamos a la parte temporal de los objetivos, para esto tendremos que plantear nuestros objetivos, en 3 partes, a corto, mediano y largo plazo.

-Objetivos a corto plazo: entre 7 y 20 días. Tomaremos las próximas 2 semanas de entrenamientos, y como última instancia la carrera. Dado que el tiempo es acotado, solamente nos centraremos en pequeños detalles que podamos ajustar en este periodo, por ejemplo, en la parte mental, poner en práctica las técnicas que tengamos a disposición para relajarnos, fomentar pensamientos positivos, para su posterior implementación en la carrera.

-Objetivos a mediano plazo: entre 3 a 6 meses. Teniendo un tiempo más prolongado de trabajo, buscaremos por ejemplo adquirir una nueva técnica de respiración para determinado momento de la carrera que nos permita centrarnos, mejorar nuestro foco de atención, la preparación específica para una nueva distancia, bajar una marca personal, mejorar la planificación de una nueva carrera.

-Objetivo a largo plazo: entre 9 a 12 meses. Poner una fecha para finalizar nuestro año deportivo, nos sirve de referencia para tener objetivos de resultados y de rendimientos claros, donde podremos medir si el proceso de trabajo funciono para llegar o no.

Es importante comenzar, desde el punto del que partimos para luego pasar a planificar   los objetivos a largo plazo, una vez que delimitamos el periodo total, podremos trazar los objetivos a corto y mediano plazo, teniendo a mano el calendario de las carreras que queríamos planificar.

Es bueno aclarar que una planificación, no es rígida, sino cambiante y dinámica, dado que en el mismo proceso pueden pasar cosas que no tuvimos en cuenta, a lo cual tendríamos que volver a programarlo, como pueda ser una lesión, imprevisto en el cambio de fecha de alguna competencia u otros eventos.

 

Una vez puestos los plazos de tiempo para nuestros objetivos, tendremos que diferenciar 2 tipos de objetivos:

1) Objetivos de rendimiento: este tipo, está enfocado a toda meta que se refiera a mejoras de nuestra técnica de carrera, técnicas mentales para mejorar nuestra concentración, nuestro control de pensamientos, poder lograr hacer mayor cantidad de km, lograr entrenamientos a un desnivel de 2000mts, lograr determinado tiempo en 21 km-esfuerzo.

2) Objetivos de resultado: esta referidos específicamente a la competencia, puede ser el resultado en la clasificación que deseamos tener, el tiempo que queremos lograr, al adversario que queremos ganar, etc. Este tipo de objetivo es dependiente, debido a que está conectado con los objetivos de rendimiento, dependerán si los objetivos de rendimiento se cumplieron y están debidamente planificados para que los objetivos de resultados puedan lograr ser posibles.

2 recomendaciones prácticas:

-Utilización del calendario para delimitar nuestros objetivos con fechas específicas o eventos deportivos.

-Tener una agenda para lograr un buen seguimiento donde en la primera hoja podremos contar con nuestra planificación y en las próximas poder anotar observaciones que vayamos teniendo por si tenemos que modificar.

Para concluir, es importante tener en claro que una buena planificación, es parte del éxito deportivo.

 

Imagen de usuario | Juan Pablo Cervigni

SOBRE EL AUTOR

Juan Pablo Cervigni


Sponsors

Kabrerix está sponsoreado por las siguientes marcas: