Salud Interés gral.

Geles Energéticos: ¿La mejor opción ¿O pueden ser peligrosos

(Publicacion Compartida)

 

¿Sabés realmente si tu estomago tolera o no los geles?

Lo primero que debemos de analizar es: ¿cuándo necesito consumir algo más que agua y en qué cantidad la necesito?

No son pocas las personas a quienes los geles no les sientan bien. Son muchas las que al consumirlos sufren molestias gastrointestinales como el estómago revuelto, sensación o necesidad de vomitar y en casos más extremos diarreas.

Generalmente cuando tenés estas molestias gastrointestinales se lo atribuís directamente a los geles, pero no siempre es el gel el culpable, existen distintos motivos por los que esto puede ocurrir:

     Deshidratación: este es uno de los casos más comunes. Si en un entreno o una competición no realizas una correcta hidratación es probable que al consumir un gel sin el agua suficiente haya un incremento excesivo de azúcar en tu intestino (un incremento de la concentración intestinal en comparación a la de tu plasma), para solucionar esta diferencia de concentración entre el intestino y tu sangre el cuerpo manda agua al intestino que muchas veces se materializa en forma de diarrea. El nombre técnico sería: diarrea osmótica.

-       El problema no es el gel sino los “adicionales”: En ocasiones compramos productos que un vendedor o amigos nos recomiendan sin mirar bien qué contiene. Fácilmente además de azúcar estos llevan añadidos como cafeína, taurina… Estas son sustancias que no todas las personas toleran correctamente, con lo cual si eres una de ellas puedes sufrir molestias.

-       Estómago sensible: este es el último, pero también real y bastante común. Simplemente tu estómago no tolera los geles. En este caso ¿qué puedes hacer?

Antes de buscar una solución debes de asegurarte que necesitas consumirlos, y a partir de aquí debes preguntarte: ¿Cuándo necesito consumir algo más que agua? ¿Y en qué cantidad la necesito?

Es necesario añadir sodio y azúcar si realizas ejercicio durante más de 90 minutos, si es menos, con agua tendrás suficiente. La cantidad que necesitamos cada hora es de 60 - 90g de carbohidratos y 450 - 1120mg de sodio.

Pero volviendo al punto: ¿Cómo puedo cubrir estas necesidades si los geles te sientan mal?

Bebidas isotónicas: te ayudan a cubrir fácilmente el mínimo de carbohidratos y sodio que necesitas. A la hora de elegir una bebida verificar que cumplan con las cantidades indicadas. Estas bebidas suelen tolerarse bien porque el consumo no es puntual, sino que es prolongado a lo largo del tiempo junto con agua, cosa que facilita también una correcta hidratación.

Barritas: otra solución, aunque su consumo no siempre será viable ya que se han de masticar y según la intensidad o el momento su consumo no será factible. Pero si en tu caso esta opción es viable debes asegurarte que su composición sea la correcta: no deben contener grasas ni proteínas ya que estas retrasan la velocidad de absorción y facilitan los trastornos digestivos. Por lo tanto, elige entre aquellas que contengan básicamente carbohidratos, unos 20 - 30g y mejor en forma de azúcares simples en su mayoría.

Gomitas: son una buena solución, se mastican y tragan fácilmente, cosa que facilita también su digestión y tolerancia.

Alimentos: estos también pueden ser una solución, aunque no siempre la más cómoda:

  • Frutas secas: unos 3 - 4 dátiles aportan una cantidad similar de carbohidratos a la de un gel. En este grupo tienes también orejones, higos secos o pasas.
  • Frutas deshidratadas: cualquier fruta cortada a rodajas en que se le haya extraído el agua puede valer. Actualmente hay de muchas variedades, podemos encontrar banana, pera, manzana…
  • Membrillo: también te puede ayudar, lo puedes llevar envuelto en porciones e ir consumiendo de forma regular.
  • Bocaditos dulces: puedes hacerte pequeños bocaditos de mermelada, membrillo o miel con un pan fácil de masticar como el pan lactal. Lo puedes cortar en pequeñas rodajas e ir consumiéndolos.

 

Estas son algunas ideas que puedes probar. Es importante que la primera vez que pruebes una novedad no sea en competición, esto es algo que no puedes olvidar, en competición no se hacen pruebas, para eso están los entrenos.

Igual que entrenas tus piernas has de entrenar el estómago, la hidratación y las comidas. Durante los meses en que entrenas es conveniente que vayas testeando lo que te sienta bien y lo que te sienta mal. Una vez conozcas qué alimentos o suplementos tolerás bien ya estarás preparado/a para no tener sorpresas el día de la competencia.

 

Imagen de usuario | Administración Kabrerix

SOBRE EL AUTOR

Administración Kabrerix


Sponsors

Kabrerix está sponsoreado por las siguientes marcas: