Salud Running Ultramaraton

Fluir en la carrera

El concepto de fluir o flow, fue utilizado por primera vez de la mano del psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi, en 1975 y en posteriores libros publicados, uno de ellos, “Fluir” Una psicología para la felicidad. Al referirnos a este término se pueden encontrar otras denominaciones s/autores, por ej. flujo, flow (termino en inglés), experiencia óptima, fluidez, estado de flow, entre otros. Y en boca de los propios corredores, podremos escuchar palabras, frases o pensamientos, que nos dan esta sensación, como sentirse ágil, ligero, a tal punto de no darnos cuenta del ritmo que venimos hasta que miramos el reloj, o mantenernos durante la carrera enteros a pesar del esfuerzo.

El significado de “fluir” podríamos definirlo como un “estado en el que el deportista se siente completamente inmerso en la actividad para su propio placer y disfrute, durante la cual se pierde la noción del tiempo y las acciones, pensamientos y movimientos se suceden unas a otras sin pausa”.

Este estado conlleva algunas características para describirlo, de acuerdo a la vivencia y sensaciones del propio deportista:

- Hay un equilibrio entre las habilidades y los desafíos, punto exacto donde se encuentra la sensación de disfrute del atleta.

- Está enfocado con su atención en la tarea y puede sostenerla en el tiempo (concentración), y en la información que considera pertinente (ritmo que lleva, desniveles, kilómetro en el que está).

- Siente que realiza la práctica o competencia sin un esfuerzo desmedido.

- Los objetivos son desafiantes pero posibles de alcanzar.

- Pérdida de la noción del tiempo.

- Retroalimentación continua para el deportista, pueden saber si lo están haciendo bien o no.

- No hay lugar a información que no tenga relación directa a la actividad (pensamientos distractores).

- Sentimiento o sensación de control personal sobre la situación.

- Alto nivel de confianza.

- No tenemos sensación de fatiga.

Sabiendo esto, ¿cómo llegamos a este estado de fluidez en nuestra carrera?

En el ámbito del deporte, este estado se produce por varios factores de la personalidad que influyen para alcanzar satisfacción y bienestar, permitiendo al deportista disfrutar del recorrido. Pero hay agregarle, además, el de tener un equilibrio entre nuestras capacidades y habilidades con los desafíos que nos proponemos afrontar.

Esta experiencia óptima o de fluidez en carrera, por el contrario, si no contara con un equilibrio y los desafíos fueran de poca exigencia para el deportista, generarían un estado de aburrimiento que tendría diferentes consecuencias como, falta de motivación, compromiso y perdida de nuestra atención. En el otro extremo, tenemos objetivos que son lejanos de alcanzar con relación a las capacidades que poseemos en ese momento, dando lugar a un exceso de estado de ansiedad, buscando querer mejorar nuestro ritmo para alcanzar un tiempo el cual está fuera de nuestro alcance, o llegar por delante de otro corredor que tiene un nivel superior de entrenamiento y más experiencia.

Este estado es el resultado, en definitiva, de un equilibrio en nuestro entrenamiento, y que surge precisamente teniendo en cuenta los aspectos físicos, técnicos, mentales, una correcta alimentación y, por último, el valioso aporte del entrenamiento invisible. Algunos deportistas privilegiados, podrán sentirlo en todas sus competencias, otros quizás en algunos kilómetros de la carrera y el resto estarán en la búsqueda de este estado de fluidez.

Una buena recomendación, es el mindfulness o atención plena, que es la capacidad de poder estar en el presente, en atención plena, y que consta de diferentes técnicas, como la meditación, que se puede entrenar. Estas nos permiten tomar conciencia del momento presente, vivenciar todas las sensaciones mentales y físicas, centrarnos en el aquí y ahora, logrando optimizar nuestro rendimiento en nuestra vida y el deporte.

 

Imagen de usuario | Juan Pablo Cervigni

SOBRE EL AUTOR

Juan Pablo Cervigni


Sponsors

Kabrerix está sponsoreado por las siguientes marcas: