Interés gral.

Motivación para ir a correr: ¿Cómo nos motivamos?

La motivación a la hora de correr y entrenar, suele ser motivo de atención y debate en el ámbito deportivo.  ¿Cómo es que algunas personas pueden destinar tanto tiempo para entrenar y competir?. Es una situación que nos hace preguntarnos, "¿Qué es lo que lo motiva o qué es lo que lo mueve para ir a entrenar aunque llueva, haga calor, o luego de una jornada laboral, cansado o bajo cualquier circunstancia?".

Este tema ha llevado a hacer muchas investigaciones para intentar entender y comprender qué  es lo que hace que  una persona salga a cumplir con sus objetivos en vez de quedarse cómoda en su casa

"Motivación", según la Real Academia Española, significa: 1) acción y efecto de motivar; 2) motivo (causa); 3) conjunto de factores internos y externos que determinan en parte las acciones de una persona.

Esta palabra proviene de una raíz latina que significa “mover”, “poner en movimiento”. Esto nos lleva a pensar en cuales son las causas que nos hacen poner "en movimiento". Quizás sea un deseo interno, por ejemplo correr porque nos sentimos bien, disfrutar de la competencia, o bien por el hecho de desconectarnos, entre otras.

¿Qué es la motivación?

Este concepto fue formulado por Littman en 1958, quien nos dice que "la motivación se refiere al proceso o condición que puede ser fisiológico o psicológico, innato o adquirido, interno o externo al organismo el cual determina o describe por qué, o respecto a qué, se inicia la conducta, se mantiene, se guía, se selecciona o finaliza; este fenómeno también se refiere al estado por el cual determinada conducta frecuentemente se logra o se desea; también se refiere al hecho de que un individuo aprenderá, recordará u olvidará cierto material de acuerdo con la importancia y el significado que el sujeto le dé a la situación”.

Tenemos que pensar a la motivación como la base de toda conducta humana para poder reflexionar. Nadie se mueve si no hay algo que sea motivo o razón para que se produzca la acción.

En su obra "Una teoría sobre la motivación humana",  el psicólogo Abraham Maslow desarrolla la importancia decisiva de la motivación. Su conocida "pirámide de Maslow" nos remite a la importancia de la motivación, entendida  como el combustible que nos da la fuerza para correr, y en el que participan factores internos o externos.

Por lo tanto, al hablar de este término, tenemos que diferenciar que hay motivos internos y externos que pueden ser el motor para nuestro entrenamiento o competencia.

Motivación Intrínseca (Interna)

Este tipo de motivación remite a todas las causas que son internas al deportista: Tienen mayor fuerza y le permiten al corredor mantener una motivación más constante y prolongada en el tiempo (a largo plazo). Tenemos que trabajar desde la motivación interna hacia la externa. Ejemplos: deseo de superación propia, mejorar mi tiempo, correr por placer, correr para cuidar mi salud, etc.

Motivación Extrínseca (Externa)

Refieren a las causas externas al deportista: Tienen una fuerza momentánea. Son de tiempo corto y poco duradero (a corto plazo). Un corredor aficionado puede empezar por motivaciones externas pero luego tiene que reconducir para ir desde lo interno a lo externo. Ejemplos: ganarle a un rival, ganar un premio, por el reconocimiento social, dinero, etc.

La motivación para correr

A partir de analizar nuestras propias motivaciones que nos llevan a correr podremos descubrir "desde donde" lo hacemos. Ya sea desde lo interno (motivación de base) o lo externo (motivación complementaria).

La motivación es necesaria conducirla desde lo interno a lo externo y no viceversa. Es que si nos enfocamos en expectativas (premios, ganarle a un rival, ganar una carrera, etc.) o fuera de nuestros sentimientos y pensamientos, nos dirigimos inevitablemente a la desmotivación. Es muy normal y habitual que se de, por ejemplo, cuando un deportista dice que no se siente aburrido. Podríamos inferir que muy probablemente corra por la recompensa al esfuerzo y no desde el esfuerzo hacia la recompensa que quizás pueda percibir (motivación base = reconocimiento de familia, amigos, económico, etc.)

Por medio de esta nota quiero proponerte reflexionar sobre cuáles son las causas que nos motivan a correr día a día y a generar un esfuerzo. De ese modo podremos descubrir qué clase de deportista tenemos dentro.

Invito a que puedas volcar tus causas internas y externas en papel para pensar cuál predomina sobre la otra y poder preguntarte qué nos lleva a entrenar. La respuesta nos permitirá encontrar mayor energía y como consecuencia, mejorar nuestro rendimiento.

“Es difícil derrotar a una persona que nunca se rinde” Babe Ruth

Imagen de usuario | Juan Pablo Cervigni

SOBRE EL AUTOR

Juan Pablo Cervigni


Sponsors

Kabrerix está sponsoreado por las siguientes marcas: